¿Qué se considera negligencia médica?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Negligencia Médica, responsabilidad civil, responsabilidad patrimonial de la administración, mejor abogado,

Se considera una negligencia médica aquella actuación de un profesional sanitario que se aparta de los estándares médicos habituales o protocolos, con consecuencia de un daño para el paciente. No siempre es ser consciente de haber sufrido una negligencia médica ya que se asocian los daños al imprevisible devenir de la salud de las personas. Para orientarte, debes saber que las negligencias más comunes son el retraso en el diagnóstico, el error en el diagnóstico, una intervención quirúrgica que no sigue los protocolos o en la que se cometen errores que se podrían haber evitado con diligencia (una cuestión bastante subjetiva, a criterio del médico valorador que elabore el informe pericial) la transmisión de enfermedades por transfusión sanguínea, no seguir correctamente la supervisión del pos-operatorio… Existen requisitos para poder considerar que se trata de una negligencia médica: la infracción del deber de cuidado y evitar una situación que era previsible. El Tribunal Supremo ya ha señalado cuáles son los criterios para considerar que ha existido una imprudencia y por tanto mala praxis médica: una omisión de cuidado involuntaria (si fuera voluntaria no estaríamos hablando de negligencia sino de intento de agresión al paciente) que no se haya tenido el debido cuidado (hay cosas inevitables) y que el resultado negativo en el paciente exista (aunque haya habido una negligencia terrible, si al final no pasa nada, nada hay que reclamar por ella).

Las imprudencias médicas tienen diferentes graduaciones: grave, leve o muy leve, en función de cuánto se ha despistado el personal sanitario en la atención médica.

En todo caso, lo mejor es que lo evalúe un médico valorador porque es quien tiene los conocimientos necesarios para entender si el daño que se le ha causado al paciente es una casualidad o algo inevitable o si se trata de un problema que podría haberse evitado. Un abogado especialista en negligencias tiene la experiencia suficiente como para poder darte una orientación preliminar porque tienen que estar estudiando informes médicos constantemente para poder formular las demandas y acaba aprendiendo conceptos y situaciones que en ocasiones se repiten. 

¿Qué es el consentimiento informado?

El consentimiento informado es obligatorio en España incluso para sacarse una muela. En la práctica es un formulario que se firma sin leer por parte del paciente, en la teoría es el cumplimiento por parte del personal sanitario de informar adecuadamente de los riesgos que tiene el tratamiento médico al que se va a someter el paciente. 

Se emite un consentimiento informado por tratamiento, no por enfermedad. Por cada cirugía habrá un consentimiento informado. Los consentimientos informados advierten de todo tipo de riesgos, incluido el de la muerte, que prácticamente siempre se incluye por sistema en todos los consentimientos informados dada la importancia que tiene esto a efectos de la responsabilidad del personal sanitario. 

El consentimiento informado no exime de la responsabilidad de una negligencia médica al médico o personal sanitario, sólo autoriza a la intervención y acepta unos riesgos que caben dentro de los riesgos que están fuera del control del personal sanitario, que son inevitables. Una negligencia médica es una actuación errónea que se podría haber evitado con atención o cuidado por parte del personal sanitario. 

Existen excepciones a la hora de ofrecer el consentimiento informado para que un trámite burocrático no ponga en riesgo la vida de una persona en caso de emergencia. Así, en caso de que no intervenir al paciente ponga en riesgo a la población (por ejemplo, una enfermedad altamente contagiosa) cuando exista urgencia en el tratamiento con riesgo de fallecimiento, por imperativo legal, por una información claramente perjudicial para el paciente, por renunciar el paciente a recibir la información. Eso sí, estas circunstancias siempre estarán recogidas documentalmente para explicar que el motivo por el que no hay consentimiento informado. 

Puedes pedir una copia del consentimiento informado, que siempre estará archivado en tu historia clínica para poder acceder a él en cualquier momento. 

El consentimiento informado es específico para cada procedimiento, no existen formularios generales, además, el paciente debe tener tiempo suficiente para leerlo con calma y solicitar información.

¿Cómo hacer una denuncia por negligencia medica?

Para hacer una reclamación por negligencia médica lo primero que hay que hacer es asesorarse con un abogado especialista en negligencias para poder detallar las circunstancias de la negligencia que se denuncia debidamente. En el caso de que se trate de un centro de salud público, el procedimiento es diferente de si es un centro de salud privado, ya que el público pertenece a la Administración y tiene sus propios proceso, llamado responsabilidad patrimonial de la administración.  En el caso de un centro sanitario privado, el proceso se denomina de responsabilidad civil . En todo caso será preciso contar con el informe pericial de un médico valorador que evalúe el alcance de las lesiones y el nexo causal entre la intervención médica negligente y el resultado del daño. Esto también procede en caso de fallecimiento, ya que hay que demostrar que el fallecimiento es debido a la comisión de un acto médico-sanitario que podría haberse evitado.

Para que el médico valorador evalúe al paciente, necesita de toda la documentación médica que haya, privada y pública. Por eso hay que solicitar la historia clínica al centro sanitario, de este modo el médico valorador puede comprender el origen de la lesión o el fallecimiento y la evolución que ha tenido el paciente a lo largo del tiempo. En el caso de que se trate de sanidad pública, el abogado especialista en negligencias médicas puede recomendarte acudir también a centros sanitarios privados para tener más informes médicos y una segunda opinión que podría ser considerar por el médico valorador.

Ejemplos de negligencia médica: diagnóstico tardío o con retraso, erróneo, medicación inadecuada, actuar fuera de protocolos, transmisión de enfermedades por transfusión de sangre, no obtener el resultado prometido (sólo en casos de cirugía estética) olvido de material médico en el cuerpo del paciente (sorprende la cantidad de negligencias de este tipo que existen) fallecimiento por no atender de urgencia cuando era previsible esta necesidad…

¿Cómo actuar ante negligencias medicas?

Descubrir que has sido víctima de una negligencia médica es un momento duro porque supone haber sufrido o estar sufriendo un daño corporal o mental o el fallecimiento de un familiar a causa de esta negligencia. Antes de nada, hay que contar con la historia clínica para asesorarse con un abogado especialista en negligencias médicas para que haga una valoración preliminar de tu caso. Si se observasen indicios de una negligencia médica, te remitirá al médico valorador de su confianza para que elabore el informe pericial. Aunque el plazo empiece a contar desde que  el paciente recibe el alta, conviene no esperar a ese momento para estar asesorados porque quizá el abogado especialista en negligencias te recomiende acudir a citas médicas a mayores de las que están programadas por la sanidad pública. Para reclamar por una negligencia médica hay que asesorarse desde el principio con un abogado especialista en negligencias médicas. Si se trata de un centro de salud público el mecanismo es diferente que en un centro de salud privado. La Administración, titular de los centros de salud públicos, tiene un proceso propio denominado “responsabilidad patrimonial de la administración y los centros privados tiene otro tipo de procedimiento en la vía civil, denominado responsabilidad civil. En ambos casos necesitas un informe pericial de un médico valorador que evalúe tu estado de secuelas. El abogado especialista en negligencias médicas te puede poner en contacto con él, al igual que con el procurador, no es necesario que lo busques por tu cuenta. 

El papel de estos dos profesionales es relevante en la reclamación por negligencia médica ya que el médico valorador es el que podrá demostrar que la negligencia médica existió, con lo que podrás ser indemnizado, y el procurador es quien te representa en los tribunales de forma obligatoria en procedimientos en los que se reclaman más de 2.000 euros.

En primer lugar te tiene que evaluar el médico valorador y elaborar el informe pericial, a continuación el abogado especialista en negligencias médicas reclamará extrajudicialmente al centro de salud para intentar llegar a un acuerdo y, si ello no es posible, elaborará la demanda y, con la colaboración del procurador, presentará la demanda.

La mejor información proporcionada por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos recomendados

Deja una respuesta