Maltrato psicológico: mi pareja me maltrata, ¿qué puedo hacer?

maltrato psicológico

¿Cuál la diferencia entre maltrato psicológico y físico?, ¿cómo saber si soy víctima de violencia de género?, ¿puedo demostrar el maltrato psicológico?, ¿cómo hacer una denuncia por maltrato psicológico?, todos los detalles los revela en el artículo de hoy la abogada especializada en Derecho penal de familia , Susana Cuadra De La Roca.

Introducción: maltrato psicológico

Muchas veces nos encontramos con que la imagen que una pareja ofrece a su entorno es la de una pareja idílica, perfecta, de película. El problema surge cuando esa imagen de perfección no es la realidad de la pareja sino un simple escaparate.

Estamos, entonces, ante una relación tóxica que va más allá de una relación tormentosa. Una situación que supone un infierno para una de las partes de la pareja, la mujer víctima de maltrato, que ve cómo es continuamente agredida por su pareja. Nos enfrentamos, por lo tanto, a una relación de pareja marcada por la existencia de violencia de género.

¿Cómo saber si soy víctima de violencia de género?

Saber si somos víctimas de violencia de género no es sencillo. Muy al contrario, es cuestión difícil y a la que cuesta ponerle nombre. Sobre todo, si estamos dentro de esa relación violenta y la misma ha sido duradera en el tiempo. De hecho, es complicado establecer reglas fijas para saber si una persona es o no víctima de violencia de género.

No hay duda de que, si estamos ante una relación en la que se ejerce de violencia física, es claro que somos víctimas de maltrato. Pero no siempre es tan fácil de detectar esta condición de víctima. Víctima de maltrato también es aquella mujer que, sin recibir ningún golpe, recibe por parte de su pareja: amenazas, insultos, coacciones, menosprecios, críticas hacia su apariencia física, su actividad diaria, control sus relaciones familiares o sus relaciones con sus amigas, aislamiento de su círculo social, control económico…

Por lo tanto, para saber si estamos ante una víctima de maltrato, o si nosotras mismas somos víctimas de maltrato, hay que analizar si se encuentra dentro de esa espiral de violencia. Espiral que suele empezar con pequeños signos en el ámbito privado como cualquier forma de desvalorización, que en ocasiones se produce también en el ámbito público. Y que en los peores casos desemboca en situaciones de agresiones físicas, e incluso de un desenlace fatal.

¿Qué son los malos tratos?

La respuesta a esta pregunta es fácil, los malos tratos suponen tratar mal a tu pareja. El problema nos lo encontramos en llenar de sentido ese tratar mal. Tenemos que partir de una distinción, a la que ya nos hemos referido más arriba: los malos tratos físicos y los malos tratos psicológicos.

Malos tratos físicos

Los malos tratos físicos, como no puede ser de otra forma, suponen una agresión física. Pero cuando hablamos de agresión física no debemos pensar sólo en aquella que causa una lesión que hace necesaria una asistencia médica. También son malos tratos físicos aquellas agresiones que causan una lesión que no necesita ser curada o que incluso no causan lesión. Estamos hablando de un empujón, un agarrón, un tirón de pelo, una simple bofetada, un zarandeo…

Malos tratos psíquicos

Los malos tratos psíquicos suponen un menoscabo a la integridad psicológica de la víctima. Como ya hemos apuntado más arriba, estos malos tratos psíquicos es más complicado detectarlos que un maltrato físico. Estamos ante conductas que el maltratador psicológico realiza diariamente, aprovechando cualquier circunstancia para desarrollar su comportamiento.

Estas conductas son insultos, críticas de cualquier comportamiento de la víctima ya sea en el ámbito laboral o doméstico, control de las actividades diarias de la víctima, aislamiento de su entorno familiar o de amistad, control incluso de la forma de vestir, y del dinero que gasta, minusvaloración de sus logros personales o profesionales. Para, en los casos más graves, llegar a amenazas y coacciones que el maltratador psicológico utiliza para que la víctima continúe bajo su control.

Descritas ambas caras del maltrato, hay que decir que es muy difícil que en una relación de pareja marcada por la violencia de género únicamente existan malos tratos físicos. Por lo general, el maltrato psicológico comienza desde el inicio de la relación, y supone un paso previo para la existencia de maltrato físico.

Así, el maltrato físico va por lo general unido al maltrato psicológico como una forma más de control del maltratador hacia su víctima. Pero el maltrato psicológico puede que no desemboque en maltrato físico siempre y cuando el agresor consiga con él el control de la víctima que persigue.

Susana Cuadra De La Roca- abogada especializada en Derecho penal de familia.
CONTACTO

Contacta con la abogada

¿Qué es la violencia psicológica en la pareja?

Partiendo de lo anterior, podemos decir que la violencia psicológica que ocurre dentro de la pareja genera un ambiente violento en el que la víctima de maltrato psicológico se encuentra inmersa y de la que es difícil salir.

Para crear ese ambiente violento, el maltratador psicológico utiliza cualquier tipo de conductas tanto verbales como no verbales para conseguir en su pareja una situación de sumisión y dependencia hacia él.

Esas conductas que utiliza el agresor son muy diversas. En muchas ocasiones pequeños detalles. Pero llegan a infundir en la víctima un temor y una dependencia que le hace muy difícil poder salir de esa espiral de violencia.

En una situación de maltrato psicológico la víctima recibe continuos menosprecios y humillaciones por parte de su pareja que le generan una pérdida total de su autoestima. Además, con sus conductas y manifestaciones, el maltratador psicológico persigue que la víctima considere que es completamente dependiente de su pareja y crea es él la única persona que realmente la entiende y que es la solución a todos sus problemas.

¿A qué se refieren los malos tratos psicológicos en la normativa aplicable?

En la normativa aplicable, al hablar de malos tratos psicológicos, se refiere se refiere a causar un menoscabo psíquico o menoscabar la integridad moral de la víctima. Estos conceptos, aúnan todos esos comportamientos que llevan a pensar en un trato degradante, humillante y vejatorio del maltratador psicológico hacia su pareja.

Con todos esos comportamientos, el maltratador psicológico llega a ‘secuestrar’ de algún modo la mente de su pareja. Así intenta que la víctima esté bajo su control y dependa de él. Es por este motivo por el que las consecuencias del maltrato psicológico son bastante más graves y difíciles de superar que las del maltrato físico. Y, por supuesto, más difíciles de demostrar.

De hecho, es muy complicado que, en una relación marcada por la violencia de género, exista únicamente violencia física, ya que lo más habitual es que la violencia psicológica se ejerza desde el inicio de la relación siendo el caldo de cultivo para la violencia física.

¿Cómo saber si sufro maltrato psicológico?

Para saber si somos víctimas de maltrato psicológico, o alguien de nuestro entorno es víctima de maltrato psicológico, debemos observar determinados comportamientos tanto de la víctima como del agresor.

No siempre resulta fácil distinguir estos rasgos, pero el punto que tienen en común es que el maltratador psicológico busca ejercer su control hacia la víctima en el seno de la relación de pareja. Busca que su pareja dependa absolutamente de él.

Por este motivo, es complicado establecer un listado concreto y limitado de aspectos en los que fijarnos para saber si estamos ante una situación de maltrato psicológico o no.

Pero podemos atender a alguno de los siguientes:

  • Te ha pedido las claves de tu móvil y redes sociales y controla las publicaciones y los mensajes que mandas o recibes, llegando incluso a contestarles.
  • Si hablas con cualquier amigo, compañero de trabajo, o conocido supone que le estás engañando.
  • Se enfada si haces planes con tus amigas o familia sin incluirle a él, provocando que dejes de hacer esos planes para evitar problemas.
  • Debes darle explicaciones de absolutamente todo lo que haces, pero él no hace lo mismo contigo.
  • Hagas lo que hagas al final siempre se acaba enfadando y cuando se enfada te insulta y humilla.
  • No da valor a tu actividad profesional, o menosprecia tu trabajo en el cuidado de la casas y la familia.
  • Te amenaza con dejarte si no haces lo que él dice, o incluso te amenaza con suicidarse si le dices que le vas a dejar.
  • Aprovecha cualquier situación para humillarte incluso estando en público.
  • Se mete con tu aspecto físico e incluso controla la ropa que te pones.
  • Controla el dinero que te gastas.
  • Te culpabiliza de cualquier problema o contratiempo que pueda tener, incluso de los que ocurren fuera de la relación de pareja.

¿Cómo puedo demostrar el maltrato psicológico?

Por la propia naturaleza del maltrato psicológico, es muy complicado demostrar la existencia del mismo. Está claro que, mientras que el maltrato físico tiene consecuencias perceptibles a simple vista, las consecuencias del maltrato psicológico son bastante más complicadas de percibir.

En principio, para demostrar el maltrato psicológico se puede utilizar cualquier tipo de medio que nos permita probar que el mismo existe. Así, puede haber amigos o familiares que hayan sido testigos de alguna situación en el que se perciba ese maltrato. Vecinos que hayan escuchado alguna discusión o vean un comportamiento completamente sumiso de la víctima. Incluso continuas visitas al médico de atención primaria con dolencias que no tienen causa aparente.

Pero la prueba más importante es la declaración de la víctima. De forma que relate la situación de violencia en la que ha estado inmersa. Que describa los distintos comportamientos del maltratador psicológico. Así, con esos detalles que aporte, poder buscar otros medios de prueba que puedan ayudar a demostrar la existencia de ese maltrato psicológico.

Y junto la declaración de la víctima, también es importante la prueba psicológica. A través de un informe psicológico o psicosocial de la víctima se ponen de relieve las consecuencias del maltrato psicológico que ha venido padeciendo. Se muestran así esas lesiones que no son perceptibles a simple vista pero que la situación de maltrato que ha padecido le ha dejado a nivel psicológico.

¿Cómo hacer una denuncia por maltrato psicológico?

Según lo que hemos expuesto, puede parecer que formular una denuncia de maltrato psicológico puede ser más complicado que cualquier otra denuncia por lo especial de las circunstancias.

Sin embargo, la metodología es la misma, para hacer una denuncia por este tipo de hechos, se puede acudir ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado donde recogerán la denuncia que trasladarán al Juzgado para que se inicie el proceso penal correspondiente ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer.

También, y aunque sea más complicado, a través de cualquier asistencia médica tanto por el médico de familia como por cualquier servicio de urgencias, se podría emitir el correspondiente parte de lesiones para remitirlo al Juzgado. Aunque esta opción sería más complicada por las especiales características del maltrato psicológico.

Y finalmente, se puede acudir a la consulta de un abogado especializado en la materia que redacte la correspondiente denuncia y la presente en el Juzgado para iniciar el proceso penal.

¿Deseas contactar con Susana Cuadra De La Roca, abogada experta en Derecho penal de familia? Solicitar llamada

Quizá también te interese:

¿Cuándo se aplica una orden de alejamiento?

¿Son los hijos de las mujeres maltratadas víctimas de violencia de género?

¿Cómo puedo quitar una orden de alejamiento?

Encuentra más información sobre la Ley de violencia de género aquí.

Autor/a de la publicación

Artículos recomendados

0 0 votos
Puntuación artículo
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios