¿Cómo puedo quitar una orden de alejamiento?

quitar una orden de alejamiento

¿Quieres quitar una orden de alejamiento y no sabes cómo?, ¿sabes en qué consiste la orden de alejamiento como medida cautelar?, ¿cuánto puede durar una orden de alejamiento? Susana Cuadra de la Roca abogada experta en Derecho penal de familia, resuelve todas nuestras dudas respecto de esta controvertida cuestión.

Introducción

A día de hoy, a nadie se nos escapa que la violencia de género es un problema que se encuentra incardinado en nuestra sociedad y que afecta a cualquier grupo social sin crear ningún tipo de distinción. 

Así, cuando nos enfrentamos a noticias o circunstancias relacionadas con esta problemática, escuchamos referencias a la existencia de una orden de alejamiento, incluso en determinadas ocasiones, escuchamos que la víctima de violencia de género llegara a quitar la orden de alejamiento que había sido impuesta.

Incluso los abogados que nos dedicamos a la defensa de víctimas de violencia de género, a lo largo de la tramitación de este tipo de procedimientos nos encontramos que nuestras clientes nos preguntan cómo pueden quitar una orden de alejamiento.

Esta cuestión, la de si es posible retirar una orden de alejamiento o no, es la que vamos a tratar a lo largo del presente artículo. Analizando, en su caso, cuáles serían las actuaciones a seguir para quitar una orden, si es que esto es posible.

Pero, antes de llegar a dar respuesta a esta incógnita, hemos de tratar los aspectos fundamentales de la orden de alejamiento para saber de qué estamos tratando.

¿En qué consiste una orden de alejamiento?

La orden de alejamiento supone una medida privativa de derechos por la que un juez prohíbe a una persona, autor o supuesto autor de un delito, acercarse a la persona de la víctima de dicho delito, a:

  • Su domicilio.
  • Lugar de trabajo.
  • Lugares que frecuente.
  • O al lugar donde se encuentre en un determinado momento.

Para ello se establece una distancia mínima que no se puede traspasar.

Estamos, por lo tanto, ante una forma de protección de las víctimas de determinados delitos, especialmente para las víctimas de violencia de género.

Si por el juez se decide adoptar la orden de alejamiento como medida cautelar, la duración de esta será, desde ese mismo momento en que se adopta hasta que existe sentencia firme en el procedimiento en el que se ha adoptado.


Susana Cuadra De La Roca, experta en Derecho penal de familia.

Contacta con la abogada

¿Qué más medidas de protección la incluyen?

Esta orden de alejamiento suele venir acompañada de otra serie de medidas como es la prohibición al autor, o supuesto autor de un delito, de la prohibición de comunicación con la víctima por cualquier medio ya sea:

  • Oral.
  • Escrito.
  • Telefónico
  • Telemático
  • Incluso a través de terceras personas.

De este modo se incrementa el nivel de protección de las víctimas de violencia de género o de aquellos delitos a los que se asocian estas medidas de prohibición.

¿Cómo se impone una orden de alejamiento?

Pues bien, la orden de alejamiento, el juez puede decidir imponerla en dos momentos a lo largo del procedimiento penal:

  • Al inicio del procedimiento como medida cautelar.
  • Una vez que se dicta sentencia condenatoria, como una condena accesoria a la pena de prisión, multa o trabajos en beneficio de la comunidad impuestos de forma principal, constituyendo, por lo tanto, una pena privativa de derechos.

¿Cuánto puede durar una orden de alejamiento?

Para poder responder a esta pregunta tenemos que distinguir si estamos ante una orden de alejamiento impuesta como medida cautelar o como pena privativa de derechos. 

¿Cuánto puede durar una orden de alejamiento impuesta como medida cautelar?

Así, si por el juez se decide adoptar la orden de alejamiento como medida cautelar, la duración de esta será, desde ese mismo momento en que se adopta hasta que existe sentencia firme en el procedimiento en el que se ha adoptado.

¿Qué pasa si la sentencia es absolutoria?

Si ese procedimiento termina con una sentencia absolutoria para el denunciado, una vez que esa sentencia sea firme concluirá la orden de alejamiento.

¿Qué pasa si la sentencia es condenatoria para el denunciado?

Por el contrario, si el procedimiento terminase con sentencia condenatoria para el denunciado, la orden de alejamiento dejaría de ser una medida cautelar y se convertiría en una pena privativa de derechos.

La duración en este caso, por lo tanto, es la misma que la duración del procedimiento penal en el que se adopta.

¿Qué pasa si se impone la orden de alejamiento como medida accesoria?

Si la orden de alejamiento se acuerda por el juez como una pena privativa de derechos siendo una condena accesoria a la que se impone como condena principal, tenemos distintas duraciones mínimas y máximas según a qué tipo de delitos va asociada:

  • Si la orden de alejamiento se acuerda en relación con un delito leve: la duración de la pena será entre uno y seis meses.
  • En el caso de que la orden de alejamiento se acuerde en relación con un delito menos leve, la duración de la pena privativa de derechos será entre seis meses hasta cinco años.
  • Si la orden de alejamiento se acuerda en relación con un delito grave, tendrá una duración entre cinco a diez años.

Dentro de esas horquillas temporales, el juez decidirá la duración de la orden de alejamiento atendiendo a la forma de comisión de los hechos, la gravedad de estos, las circunstancias de víctima y condenado, así como al resto de circunstancias que rodean cada caso en concreto.

¿Qué ocurre en los casos en que existe pena de prisión?

Ahora bien, si la condena principal que se impone por el juez es de prisión, y además acuerda la imposición de penas accesorias como es la orden de alejamiento, esta se impondrá por un tiempo superior entre uno y diez años al de la duración de la pena de prisión que en su caso se imponga, si estamos ante un delito grave, y por un tiempo superior entre uno y cinco años a esa pena de prisión impuesta, si estamos ante un delito menos grave.

¿Y si en un primer momento se adopta la orden de alejamiento como medida cautelar, y después se acuerda por el juez como pena privativa de derechos en la sentencia condenatoria?

Se consideran ambas decisiones judiciales como independientes o, por el contrario, son medidas complementarias.

Pues en este caso, el tiempo que ha durado la medida cautelar de orden de alejamiento se descuenta de la duración que se haya establecido a la orden de alejamiento impuesta como pena accesoria privativa de derechos.

¿Qué pasa si se incumple una orden de alejamiento?

No debemos olvidar que, ya estemos ante una orden de alejamiento adoptada como medida cautelar, o una orden de alejamiento adoptada como pena privativa de derechos en sentencia condenatoria, estamos ante una orden judicial de obligado cumplimiento.

¿Cuáles son las penas por saltarse una orden de alejamiento?

Por lo tanto, si por el obligado por dicha decisión no se cumple ese mandato estaría desobedeciendo una orden judicial que supondría, en su caso, la comisión de un delito.

Así estaríamos ante un delito de quebrantamiento de medida o de quebrantamiento de condena, que conllevaría la imposición de penas de prisión de seis meses a un año.

¿Cuándo se entiende que se ha incumplido la orden de alejamiento?

Pues en el momento en que el obligado a cumplir esa orden de alejamiento se acerca de forma consciente y voluntaria a la víctima, no respetando la distancia mínima impuesta, una vez que le haya sido notificada la resolución por la que se adopta la medida cautelar o una vez se le requiere para el cumplimiento de lo acordado en la sentencia.

¿Puede retirar la orden de alejamiento la víctima de violencia de género?

Una vez que sabemos en qué consiste una orden de alejamiento, y las circunstancias que rodean a la misma, podemos concluir que la víctima de violencia de género en ningún caso puede retirar una orden de alejamiento por sí misma.

No debemos olvidar que la orden de alejamiento es una medida judicial y la adopción de esta es una decisión del juez y, por lo tanto, se escapa a la voluntad de la víctima de violencia de género no sólo la adopción de la orden sino la retirada de esta.

Así, una vez que la orden de alejamiento se acuerda por el juez, estamos ante una medida de obligado cumplimiento ya sea como medida cautelar o como pena privativa de derechos. 

¿Se puede quitar una orden de alejamiento impuesta como medida cautelar?

Por lo tanto, si nos encontramos ante una orden de alejamiento como medida cautelar, sólo el juez puede tomar la decisión de dejar sin efecto la misma.

Si bien, la víctima de violencia de género puede comparecer ante el juez solicitando que se deje sin efecto esa medida cautelar, la decisión última deberá ser dictada por el juez tras solicitar informe del Ministerio Fiscal. 

¿Y si se impone como pena privativa?

Del mismo modo, si estamos ante una pena privativa de derechos, la orden de alejamiento únicamente dejará de ser efectiva una vez transcurra el tiempo por el que ha sido impuesta.

Entonces… ¿Se puede quitar una orden de alejamiento?

En consecuencia, y dando respuesta a la cuestión con la que iniciamos el presente artículo para finalizar, hemos de decir alto y claro, que la víctima de violencia de género no puede en ningún caso retirar la orden de alejamiento que ha sido adoptada judicialmente, precisamente por la naturaleza judicial de esa medida.

¿Deseas contactar con Susana Cuadra de la Roca experta en Derecho de penal de familia? Solicitar llamada.

Descubre más artículos sobre familia en nuestro blog: haz clic

Infórmate sobre la Ley de violencia de género aquí.

Autor/a de la publicación

Artículos recomendados

0 0 votos
Puntuación artículo
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios