¿Qué hacer si me acusan de homicidio por un accidente de tráfico?

acusan, homicidio, accidente, tráfco

¿Qué debo hacer si me acusan de homicidio por un accidente de tráfico?, ¿a qué penas me enfrento si me acusan de homicidio por un accidente de tráfico?, ¿cómo puedo demostrar mi inocencia en estos caso? Luis Martín Más abogado especializado en Delitos contra la vida resuelve nos explica cómo enfrentarnos a esta difícil situación.

Introducción

Cualquier conductor puede verse inmerso en un procedimiento penal como investigado por homicidio involuntario, es algo que ocurre con cierta frecuencia y son asuntos que suelen tener bastante relevancia mediática.

Al margen de esto, es evidente que un vehículo de motor puede utilizarse deliberadamente como instrumento para cometer un homicidio, pero no es esta la cuestión que vamos a tratar en este artículo, ciñéndonos a lo que está calificado en la ley criminal y en nuestro derecho penal como delito imprudente.

La respuesta a la pregunta planteada es que lo que hay que hacer para defender mis derechos es contar con la defensa de un abogado penalista con experiencia en estos asuntos y que sepa desenvolverse en los Tribunales, ya sea para conseguir una sentencia absolutoria, o incluso un sobreseimiento y evitar la llamada pena de banquillo.

¿Cuándo se considera que un homicidio por un accidente de tráfico es imprudente?

Se considera que un homicidio es imprudente cuando se causa la muerte a otro sin que exista una intención de hacerlo pero existiendo culpa, actuando de una forma negligente, ya que si estuviéramos en un caso sin culpa o en el que el conductor hubiera tenido el debido cuidado, nos encontraríamos ante un hecho del que no se derivaría responsabilidad para el causante del accidente, ya que sería un caso fortuito.

Es muy importante que se identifique adecuadamente a los posibles testigos que pudieran haber presenciado los hechos, ya que es algo que si no se hace en el momento después será prácticamente imposible.

Luis Martín Más, abogado especializado en Delitos contra la vida
CONTACTO

Contacta con el abogado

¿Cómo se castiga el homicidio involuntario?

El código penal sufrió una importante modificación en el año 2015, ya que se despenalizó la imprudencia leve, castigándose actualmente el homicidio involuntario solamente por imprudencia grave o por imprudencia menos grave, con distinta pena.

¿Qué tipos de homicidio se pueden dar en un accidente de tráfico?

1. El homicidio imprudente o culposo

Es el que hemos visto antes, en el que el autor no quiere matar pero se produce este resultado como consecuencia de la propia imprudencia.

2. El homicidio doloso

Es el intencionado, en el que el autor pretende acabar con la vida de alguien utilizando un vehículo provocando un accidente de tráfico.

¿Cómo se determina si el homicidio es intentado o consumado?

Según si consigue su resultado podrá ser intentado o consumado, aunque en la práctica va a ser muy difícil distinguir entre unas lesiones y un homicidio en grado de tentativa.

¿En qué consiste el homicidio preterintencional?

Y el homicidio preterintencional, que es aquel en el que el autor pretende otro resultado, como por ejemplo unas lesiones, pero finalmente  causa la muerte de la víctima. 

¿En qué casos existe imprudencia grave en un homicidio por accidente de tráfico?

La reforma de 2015, en el homicidio involuntario,  introdujo un criterio interpretativo al decir expresamente que:

“Se reputará en todo caso como imprudencia grave la conducción en la que la concurrencia de alguna de las circunstancias previstas en el artículo 379 determinara la producción del hecho”.

Entonces, ¿cuándo se considera grave una imprudencia de tráfico?

Antes de julio de 2015 correspondía al juez al dictar sentencia el valorar y determinar qué era imprudencia grave, dejando un margen de inseguridad o indeterminación jurídica puesto que dependía en mucha medida de cada pronunciamiento particular. Ahora, sin perjuicio de que en concreto se pueda determinar que una imprudencia tiene carácter grave, en todo caso lo será si:

1. Se conduce a más de 60 km/h en vía urbana o a más de 80 km/h en vía interurbana

2. Se conduce bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o bebidas alcohólicas

Entendiendo que en este último caso si se conduce con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 mg por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 g por litro, estaríamos ante una imprudencia grave.

¿Existen otros casos en los que se pueda considerar grave una imprudencia de tráfico?

De todos modos, aun fuera de estos casos la conducta puede ser por imprudencia grave, como por ejemplo haciendo un adelantamiento rebasando la línea continua en un cambio de rasante a una velocidad superior a la permitida.

La casuística del homicidio involuntario es muy variada y el derecho penal exige el estudio de cada caso en concreto.

¿Cómo puedo demostrar que no conducía rápido si me acusan de homicidio por un accidente de tráfico?

Las posibilidades de defensa en cuanto a la determinación de la velocidad que supondría o bien la existencia de imprudencia grave como hemos visto en la pregunta anterior, o bien una de carácter menos grave, se pueden concretar fundamentalmente en dos aspectos:

  • El primero, respecto a la fiabilidad o exactitud del radar de velocidad, del que la defensa podría cuestionar su verificación en tiempo y forma
  • O bien, y en los casos más habituales porque no siempre se produce el accidente justo en el radio de acción de un radar, por la impugnación y cuestionamiento del atestado que levante la guardia civil o la policía local, ya sea por motivos formales o, entrando en el contenido del atestado, sobre los puntos o lugares exactos en los que se determine que estaba el vehículo y el momento concreto, o las huellas de frenada si las hay, a fin de poder señalar errores en el cálculo de la velocidad del vehículo.

¿Cómo demuestro que no había consumido alcohol si me acusan de homicidio por un accidente de tráfico?

Esta es una cuestión que en la práctica tiene bastantes dificultades.

Realizando pruebas de detección de alcohol

Lo normal, y suponiendo que el autor del hecho no se dé a la fuga, es que se someta las pruebas de detección de alcohol en su organismo.

En este caso la defensa tendrá que comprobar y en su caso cuestionar la forma en la que se ha realizado esa prueba, la verificación del aparato o etilómetro, o si se ha ofrecido correctamente la posibilidad de hacer otra prueba mediante la extracción de sangre.

¿Qué pasa si el conductor se niega a hacer la prueba de detección de alcohol?

En el caso de que el conductor se negase a realizar la prueba, lo cual podría suponer la comisión de otro delito que es el de desobediencia, lo normal es que los agentes que intervengan y realizan el atestado hagan constar mediante una diligencia los signos externos que pudieran evidenciar el consumo previo de alcohol, tales como:

  • Los ojos enrojecidos
  • El habla pastosa o repetitiva
  • La deambulación titubeante
  • Pérdida del equilibrio o vacilación
  • El olor alcohol en el aliento…

¿Cuál es el principal problema a la hora de demostrar que no iba bebido en el momento del accidente?

El problema en este caso para la defensa es que, si bien los agentes de policía o guardia civil sólo tienen presunción de veracidad en asuntos de tráfico en vía administrativa, en la práctica es muy difícil que un juez dude de su testimonio.

Habrá que acudir a otros medios de prueba como por ejemplo la testifical, pero con las cautelas que se apuntan sobre la acreditación del hecho de consumir bebidas alcohólicas.

Homicidio por accidente de tráfico: ¿qué puedo hacer si me acusan de haber consumido drogas?

En el caso del consumo de sustancias estupefacientes, a diferencia del consumo de bebidas alcohólicas, es que en el lugar de los hechos los agentes sólo disponen de un test que apunta de forma muy aproximada si hay sustancias estupefacientes en el organismo del conductor, sin determinar un análisis cuantitativo.

Es decir, se puede determinar que alguien ha fumado hachís o tomado cocaína, por ejemplo, pero sin saber realmente en qué cantidad.

¿Cómo se demuestra la cantidad de droga consumida en caso de accidente de tráfico?

Para ello hay que tomar muestras y analizarlas en el oportuno laboratorio, y que realice el análisis con las debidas garantías y protocolos científicos establecidos, cosa que en muchas ocasiones no ocurre y deja una puerta abierta a la defensa para cuestionar esa influencia en la conducción por el consumo de drogas.

No podemos olvidar que igual que los efectos de consumir bebidas alcohólicas en el organismo se pasan a las pocas horas, así como los restos de alcohol, con las drogas puede ocurrir que una persona ya no esté bajo los efectos de la sustancia, pero dé positivo en una prueba de detección porque todavía haya restos de su organismo, incluso días después de haber realizado el consumo.

Entonces, ¿qué prueba puedo aportar en mi defensa?

Como medio de defensa para atacar este punto no está de más contar con una prueba pericial que acredite estos extremos.

¿A qué penas me enfrento si me acusan de homicidio imprudente por un accidente de tráfico?

1. Si la muerte se causa por imprudencia menos grave

La pena es de multa de tres a dieciocho meses, pudiéndose imponer también (pero no siempre) la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de tres a 18 meses.

2. Si el homicidio se comete por imprudencia grave,

La pena es de uno a cuatro años de prisión y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a seis años. Esta segunda pena no es opcional sino que, en caso de ser condenado, se impondrá en todo caso.

¿Se pueden imponer penas superiores a seis años si me acusan de homicidio imprudente por un accidente de tráfico?

Se puede imponer la pena de cuatro a seis años de prisión en la extensión que estime conveniente el tribunal, si el hecho se reviste de notoria gravedad, en atención a la singular entidad relevancia del riesgo creado y del deber normativo de cuidado infringido, y hubiere provocado la muerte de dos o más personas o la muerte de una y lesiones graves a las demás.

Incluso, se puede imponer la pena de seis a nueve años de prisión, si el número de fallecidos fuere muy elevado. Esta es una modificación que se introdujo en el año 2019 y que elevó muy considerablemente las penas.

¿Puedo ir a la cárcel si me acusan de homicidio imprudente por un accidente de tráfico?

Sí, nuestro derecho penal establece en general que si la pena es superior a dos años de cárcel (y en caso de imprudencia grave hemos visto que la penas van de uno a cuatro años de prisión), es una pena que se cumple.

Lo habitual es que si la pena es inferior a dos años, se paga la responsabilidad civil y el condenado no tiene antecedentes penales, la pena se suspende por un período de tiempo de entre dos a cinco años, no cumpliéndose si durante este período no comete otro delito.

No debemos dejar de tener en cuenta que si la pena de multa no se paga se puede llegar a cumplir un día de privación de libertad por cada dos cuotas de multa no satisfechas, y en el delito de homicidio por imprudencia menos grave la pena es de multa. 

¿Cómo demuestro que soy inocente si me acusan de homicidio por un accidente de tráfico?

Al margen de que esta pregunta es muy amplia, mis derechos en un procedimiento por un homicidio involuntario por accidente de tráfico son los mismos que en cualquier procedimiento penal, en el que es la acusación la que debe acreditar todos los hechos objeto de acusación.

En este caso, por ejemplo, tiene que acreditar el resultado de muerte con la oportuna autopsia, que la causa de la muerte se debe al accidente y que concurre la existencia de imprudencia, ya sea grave o menos grave.

Aunque en el derecho penal se presume la inocencia, el abogado de la defensa no puede adoptar una posición pasiva sino que debe proponer aquellas diligencias que desvirtúen los hechos que se imputen a su cliente.

¿Qué se debe tener en cuenta para poder considerar mi inocencia si me acusan de homicidio por un accidente de tráfico?

Ya hemos visto algunos anteriormente como el cuestionamiento del atestado en cuanto a la velocidad del vehículo, la forma de hacerse la prueba de detección de alcohol en aire o en sangre, o la determinación de la influencia del consumo de drogas en la conducción.

Es muy importante que se identifique adecuadamente a los posibles testigos que pudieran haber presenciado los hechos, ya que es algo que si no se hace en el momento después será prácticamente imposible.

La defensa tiene que tratar de convencer al juez de instrucción de que debe sobreseer la causa y archivarla, y anticiparse y no esperar a las diligencias que proponga la acusación, ya sea la particular o la del Ministerio Fiscal.

¿Quieres contactar con el abogado especializado en Delitos contra la vida Luis Martín Más? Solicitar llamada

Descubre todas las publicaciones del experto aquí

Más información sobre homicidios por accidente de tráfico. Haz click

Autor/a de la publicación

Artículos recomendados

5 1 voto
Puntuación artículo
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios