Reclamar negligencia médica ginecología

Reclamar negligencia médica ginecología

Reclamar negligencia médica ginecología: ¿Cómo hacerlo? ¿Qué casos son los más comunes? ¿Cómo saber si se cometió una negligencia? ¿Cuáles son los plazos de reclamación? Rafael Lucero Recio, abogado experto en Responsabilidad médico-sanitaria, nos ayuda a saber cómo actuar si nos encontramos ante esta situación.

Introducción

Las negligencias médicas ginecológicas consisten en una lesión causada al paciente por el personal sanitario, resultado del no seguimiento de los protocolos aplicables. Asimismo, para que estemos ante una negligencia, es necesario que el daño producido sea consecuencia directa de dicha infracción de los protocolos. 

Cuando se llevan a cabo este tipo de negligencias médicas, el paciente afectado tiene el derecho de reclamar.

Casos más comunes de negligencia médica en ginecología

Algunos de los casos más frecuentes de negligencia médica son:

  • Retraso o error en el diagnóstico de un paciente.
  • No seguir determinados protocolos.
  • Ofrecer una prescripción inadecuada de medicamentos.
  • Realizar una intervención quirúrgica con resultados lesivos para el paciente.
  • Contagio de una infección grave a causa de una falta de higiene en el centro hospitalario.
  • Tratamiento quirúrgico innecesario, como histerectomía
  • Seguimiento posquirúrgico inadecuado
  • Olvido de material quirúrgico en el interior de un paciente.
  • No prestar asistencia sanitaria de urgencia.
  • Falta de supervisión postoperatoria.

Es fundamental contar con un abogado especialista en derecho sanitario, ya que este tipo de reclamaciones presentan una complejidad especial donde un asesoramiento basado en la experiencia y el conocimiento de este tipo de procedimientos es fundamental. Por ello, aconsejamos que si consideras que has sufrido una negligencia médica, te asesores con un abogado especialista.

Rafael Lucero Recio, abogado experto en Responsabilidad médico-sanitaria.

El retraso en el diagnóstico de un paciente es uno de los casos más frecuentes en negligencias médicas ginecológicas. En este tipo de casos existe una pérdida de oportunidad, ya que al haberse realizado un diagnóstico más acorde a los síntomas manifestados por el paciente, se hubiese producido con mayor prontitud la intervención o tratamiento necesario. En este sentido, puede leerse en la STS Nº 169/2018, de 6 de febrero de 2018 (Rec. 2302/2016): “… se hubiese procedido con mayor prontitud a realizar la intervención que finalmente fue necesario practicar, existe una alta probabilidad de que el resultado de gran invalidez no hubiese llegado a producirse. En suma, que se ha privado al recurrente de que esa pérdida de oportunidad de “otro” diagnóstico habría evitado, previsiblemente, el resultado lesivo o, cuando menos, pudo haber evitado su extremo resultado…“.

¿Cómo saber si se incurrió en negligencia médica en ginecología?

El médico ginecólogo es libre para elegir el tratamiento más benéfico para el paciente, con los recursos que le parezcan más eficaces.

Asimismo, para que estemos ante una negligencia médica en ginecología es necesario que haya:

  1. Lesión. Se refiere al daño causado al paciente que puede ser tanto físico, como psicológico o moral.  
  2. Mala praxis. Se deriva del no seguimiento de los protocolos sanitarios aplicables al caso concreto, de acuerdo al estado actual de la ciencia.
  3. El médico no será responsable en el caso de que se produzca un daño que no se podía haber previsto, y que no fue consecuencia de la falta de conocimiento o no seguimiento de los protocolos por parte del personal sanitario que nos atendió.
  4. Nexo causal. Es decir, una relación de causa-efecto entre la mala praxis y la lesión. Si la lesión se hubiera producido aunque se hubieran seguido los protocolos, no hay negligencia médica.

Requisitos que deben darse:

Conforme a reiterada jurisprudencia, para que nazca esta responsabilidad es necesario que concurran los siguientes requisitos:

  • La efectiva realidad del daño o perjuicio, evaluable económicamente e individualizado en relación a una persona o grupos de personas.
  • Que el daño o lesión sufrida sea consecuencia del funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos en una relación causa a efecto, sin intervención de elementos extraños que pudieran influir, alterando el nexo causal.
  • Ausencia de fuerza mayor.
  • Que el reclamante no tenga el deber jurídico de soportar el daño. e) Que la reclamación se efectúe antes del año en que haya ocasionado el daño.
CONTACTO

Contacta con el abogado

¿Cuál es la obligación del médico?

Por otro lado, cumple añadir que la obligación del médico es una obligación de medios, es decir, por lo que en principio la carga de la prueba de la culpa y de su relación de causalidad corresponde al paciente. Sin embargo, la jurisprudencia ha establecido dos excepciones a dicho principio:

  1. Cuando por la práctica de una intervención quirúrgica reparadora o perfectiva o estética el paciente es cliente, y la obligación ya es de resultado por ubicarse el acto médico preciso en una especie de locatio operis.
  2. En aquellos casos en los que por las circunstancias especiales acreditadas o probadas en la instancia, el daño del paciente o es desproporcionado, o enorme, o la falta de diligencia e, incluso, obstrucción, o falta de cooperación del médico, han quedado constatados por el propio Tribunal.

Asimismo, como se afirma en la sentencia de 28 de julio de 1997 “la mejor posición probatoria de los demandados en el supuesto de que surjan complicaciones que no son consecuencia natural o previsible del propio curso de la enfermedad (en este caso intervención quirúrgica) no puede excusarle de contribuir activamente a probar que no hubo negligencia ni imprevisión por su parte” debiendo realizar una conducta procesal activa de colaboración, ya que es quien, además de tener la disponibilidad de la prueba, también es quien tiene los conocimientos técnicos necesarios para explicar lo ocurrido, siendo de su interés demostrar su diligencia y la falta de causalidad necesaria entre el hecho denunciado y el daño, por cuanto la carga de la prueba se desplaza, como se ha dicho, hacia quien se encuentra en mejor disposición en relación con las fuentes de la prueba”.

¿Qué otro caso puede darse?

También puede darse el caso de que el daño consista en la pérdida de oportunidad de poder elegir o no someterse a la intervención ginecológica sabiendo todos los riesgos de la misma. Efectivamente, en un caso reciente juzgado por el Tribunal Superior de Justicia de Murcia, se indemnizaba, con un importe de 50.000 euros, a una paciente que había sufrido lesión en el nervio femoral, como consecuencia de la realización de una histerectomía. El Tribunal considera en este caso, que la paciente debió conocer este riesgo previamente a someterse a la intervención, y como en el mismo no figura en el documento de consentimiento informado, se le debe indemnizar por ello, en una cantidad a tanto alzado que el Tribunal consideró adecuada.

¿Cómo reclamar por negligencia médica en ginecología?

Es fundamental contar con un abogado especialista en derecho sanitario, ya que este tipo de reclamaciones presentan una complejidad especial donde un asesoramiento basado en la experiencia y el conocimiento de este tipo de procedimientos es fundamental. Por ello, aconsejamos que si consideras que has sufrido una negligencia médica, te asesores con un abogado especialista.

De igual manera, es esencial tener acceso a un especialista para que pueda revisar los hechos y evaluar si hubo negligencia.

Pasos para reclamar

El primer paso para reclamar una negligencia médica es solicitar toda la documentación de interés, en particular, la Historia Clínica del paciente. En ella deben constar todas las anotaciones sobre la evolución del tratamiento, como el motivo por el que paciente acudió al centro sanitario, procedimiento al que fue sometido, lesión que sufrió durante dicho procedimiento, evolución de la misma, así como las pruebas realizadas y los consentimientos informados.

Por otro lado, es importante contar con un perito especialista en la rama, para evaluar la viabilidad del caso, trás la análisis de dicha documentación y de la paciente lesionada.

Asimismo, el perito especialista realizará un estudio sobre la actuación (o falta de ésta) de los servicios de salud y los daños producidos.

En el caso de que se confirme que se haya producido una negligencia, pasamos a la fase de la reclamación. En esta fase es igualmente importante contar con un perito para la elaboración de un informe pericial. Con ello será posible negociar un acuerdo extrajudicial o en el caso de que este no sea posible, se presentará junto con la demanda.

Plazo para reclamar una negligencia médica en ginecología

El plazo para reclamar una negligencia médica depende del tipo de reclamación que se emprenda y de donde ha ocurrido dicha negligencia.

Al tratarse de centros públicos existe un plazo de únicamente un año desde la evaluación de las lesiones como está establecido en el art. 67 de la Ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo Común.

Por otro lado, los centros privados existe un plazo de cinco años para reclamar.

No existe un baremo específico dentro del sistema jurídico español que determine las indemnizaciones en casos de negligencias médicas.

¿Deseas contactar con el abogado experto en Responsabilidad médico-sanitaria Rafael Lucero Recio? Solicitar llamada.

Quizá también te interese:

Negligencia médica por aumento de pecho

Negligencias en Clínicas Dorsia

Indemnización por negligencia médica

Autor/a de la publicación
Rafael Lucero Recio

Rafael Lucero Recio

Abogado especializado en Responsabilidad medico-sanitaria. El análisis de su trayectoria judicial le ha situado en el Ranking de los mejores abogados de Responsabilidad medico-sanitaria elaborado por Emérita Legal de forma objetiva; en base a la experiencia acumulada y los resultados obtenidos en los casos analizados.

Artículos recomendados

0 0 votos
Puntuación artículo
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios