Negligencia médica por aumento de pecho

cirugia aumento pechos

Negligencia médica por aumento de pecho: ¿cuáles son las negligencias más frecuentes y qué hacer ante una en este tipo de cirugía? ¿Qué daños se pueden reclamar y cómo hacerlo?. Rafael Lucero Recio, abogado experto en Responsabilidad médico-sanitaria, nos ayuda a saber cómo actuar si nos encontramos ante esta situación.

¿Qué es la cirugía de aumento de pechos?

El aumento de mamas, también conocido como mamoplastia, se trata de una cirugía que se realiza para aumentar el tamaño de los senos. Conlleva colocar implantes mamarios debajo del tejido mamario o los músculos del tórax.

El procedimiento quirúrgico consiste en que, normalmente el cirujano coloca los implantes bajo anestesia general o anestesia local. La posición del implante se podrá poner en diferentes métodos: la submarina, a nivel del surco inferior del seno, periareolar, alrededor del borde inferior entre la areola, axilar, en uno de los pliegues de la axila y umbilical, que se emplea para prótesis de solución salina.

En la mamoplastia, no sólo existe el aumento de senos, sino que, también están dentro la reducción de pecho cuyo objeto es conseguir un tamaño equilibrado al resto del cuerpo. Asimismo, se encuentra la elevación de senos y corrección de pezón invertido.

Una vez confirmado que se ha producido efectivamente una negligencia y que estamos en el plazo para reclamar, pasamos a la fase de la reclamación. En esta fase es también importante contar con la ayuda de un perito para elaborar un informe pericial. Con dicho informe, es posible intentar negociar un acuerdo extrajudicial.

Rafael Lucero Recio, abogado experto en Responsabilidad médico-sanitaria

¿Cuáles son las negligencias médicas más frecuentes por cirugías de pecho?

Normalmente cuando una persona acude a realizarse este tipo de intervenciones quirúrgicas, lo hace en busca de un resultado concreto. En el caso de la mamoplastia, existen negligencias debido a la falta de información a la paciente o por una actuación no adecuada a los protocolos del cirujano.

En cuanto a la información, los jueces se han pronunciado, estableciendo que en medicina voluntaria la información al paciente debe ser más precisa y exhaustiva que en la medicina necesaria o curativa, ya que en éstas el margen de decisión del paciente para someterse a la intervención es limitado dado que estaríamos ante una intervención ineludible.

Asimismo, se ha negado la validez al consentimiento prestado mediante documentos estandarizados y que no recojan los riesgos específicos. Así en la sentencia del Tribunal Supremo de 11 de abril de 2013 se señala que “el consentimiento prestado mediante documentos impresos carentes de todo rasgo informativo adecuado sirve para conformar debida ni correcta información ( SSTS 27 de abril 2001 ; 29 de mayo 2003 ). Son documentos ética y legalmente inválidos que se limitan a obtener la firma del paciente pues aun cuando pudieran proporcionarle alguna información, no es la que interesa y exige la norma como razonable para que conozca la trascendencia y alcance de su patología, la finalidad de la terapia propuesta, con los riesgos típicos del procedimiento, los que resultan de su estado y otras posibles alternativas terapéuticas”.

Las negligencias más frecuentes en este tipo de procedimientos son:

  • Falta de información específica.
  • Falta de información sobre la posibilidad de no conseguir el resultado deseado.
  • No tener en cuenta los antecedentes del paciente.
  • Infracción de los protocolos a la hora de elegir la vía correcta de abordaje para introducir la prótesis.
  • Falta de seguimiento adecuado.

Un ejemplo de este tipo de casos, lo tenemos en la sentencia de la Audiencia Provincial de Málaga nº144/2003, que condenó al pago de la cantidad de 37.912 euros por los daños causados a una joven por negligencia médica al realizarse una operación de cirugía estética de aumento de pechos.

Una vez retirados los vendajes tras la intervención, la paciente comprobó muy a su pesar que no solamente el resultado no era el esperado, sino que se apreciaba una deformidad en ambas mamas con gran separación entre las mismas, desnivel y desplazamiento lateral de los implantes, molestias, pérdida de sensibilidad, etc.

En dicha sentencia quedó acreditado que no se prestó el consentimiento informado debidamente, con la antelación suficiente, ni se recogió, ni se le explicó a la paciente la posibilidad de doble burbuja en ambos senos, no incluyéndose todos los riesgos, y siendo evidente que no se obtuvo una mejoría estética en sus pechos, sino que su estado físico y estético empeoró notablemente, además de su estado psicológico.

CONTACTO

Contacta con el abogado

¿Qué hacer ante una negligencia médica por aumento de pecho?

Lo primero que hay que hacer al sospecharse que se está frente a una negligencia médica por aumento de pecho es solicitar asistencia jurídica por un abogado especialista en esta área. El proceso de reclamación en este tipo de casos es complejo y es fundamental contar con un abogado especialista que tenga experiencia en estos procedimientos para evaluar la viabilidad del caso.

Es importante aclarar si la lesión se debe a una mala práctica médica, y un riesgo propio de la intervención, en cuyo caso no habrá indemnización alguna. Establecer esta diferencia es complicado y suele ser necesaria la asistencia de un perito especialista. Se considera que un profesional sanitario ha sido negligente cuando no actúa de acuerdo con la lex artis, es decir, conjunto de prácticas que un médico debe llevar a cabo en un momento dado y con unos medios determinados.

¿Qué daños se pueden reclamar por negligencia médica por aumento de pecho?

Los daños que se pueden reclamar por negligencia médica por aumento de pecho son los siguientes:

  • Perjuicio estético
  • Esta reclamación se hace cuando el resultado no es el esperado y no ha mejorado el aspecto estético, sino que puede haber empeorado.
  • Prejuicio anatómico funcional
  • La reclamación por prejuicio anatómico funcional se da cuando la intervención estética resulta en lesiones en otras partes del cuerpo.
  • Perjuicio psicológico

La reclamación por prejuicio psicológico ocurre cuando los resultados no son los esperados y consecuentemente la paciente revela alguna perturbación psicológica que carece de tratamiento.

Asimismo, este perjuicio comprende el sufrimiento emocional y psicológico de las personas que pasan por este tipo de casos, con sentimientos de frustración, de vulnerabilidad e indefensión, problemas de autoestima y desconfianza producida por un hecho totalmente ajeno a su propio control.

  • Intervención quirúrgica reconstructiva

La paciente debe ser sometida a una intervención quirúrgica reconstructiva, debido a un error cometido en la primera intervención, con el coste que ello conlleva.

La jurisprudencia viene a clarificar los criterios a tener en cuenta para la cuantificación de la indemnización:

“(i) Por los totales perjuicios causados, conforme a los criterios generales, teniendo en cuenta el aseguramiento del resultado, más vinculado a la medicina necesaria que a la curativa, pero sin excluir esta; la falta de información y la probabilidad de que el paciente de haber conocido las consecuencias resultantes no se hubiera sometido a un determinado tratamiento o intervención.

(ii) Con el alcance propio del daño moral, en razón a la gravedad de la intervención, sus riesgos y las circunstancias del paciente, así como del patrimonial sufrido por lesión del derecho de autodeterminación, integridad física y psíquica y dignidad.

(iii) Por la pérdida de oportunidades o de expectativas, en las que no se identifica necesariamente con la gravedad y trascendencia del daño, sino con una fracción del daño corporal considerado en su integridad en razón a una evidente incertidumbre causal sobre el resultado final, previa ponderación de aquellas circunstancias que se estimen relevantes desde el punto de vista de la responsabilidad médica (gravedad de la intervención, virtualidad real de la alternativa terapéutica no informada; posibilidades de fracaso).”

¿Cómo reclamar una negligencia médica por aumento de pecho?

Una vez solicitada asistencia jurídica por un abogado especialista en esta área, el primer paso será hacer un estudio de viabilidad del caso. Para ello es necesario contar con la ayuda de un perito para determinar si concurre o no la mala praxis. Será necesario también reunir toda la documentación de interés, en particular, la Historia Clínica del paciente. En ella deben constar todas las anotaciones sobre:

  • La evolución del tratamiento
  • El motivo por el que paciente acudió al centro sanitario
  • Procedimiento al que fue sometido
  • Lesión que sufrió durante dicho procedimiento
  • Evolución de la misma
  • Así como las pruebas realizadas y los consentimientos informados.

Durante esta primera fase, la paciente lesionado deberá someterse al examen del perito y reunir la documentación que servirá a su letrado para fundamentar la demanda.

Una vez confirmado que se ha producido efectivamente una negligencia y que estamos en el plazo para reclamar, pasamos a la fase de la reclamación. En esta fase es también importante contar con la ayuda de un perito para elaborar un informe pericial. Con dicho informe, es posible intentar negociar un acuerdo extrajudicial.

En el caso de que no sea posible tal acuerdo, se reclamará contra la aseguradora que cubra la responsabilidad del responsable por mala praxis.

¿Deseas contactar con el abogado experto en Responsabilidad médico-sanitaria Rafael Lucero Recio? Solicitar llamada.

Quizá también te interese:

Negligencias en Clínicas Dorsia

Indemnización por negligencia médica

¿Cómo denunciar a un centro médico por mala atención?

Lee más artículos del experto en Responsabilidad médico-sanitaria, ¡haz clic aquí!

Descubre noticias sobre esta temática aquí

Autor/a de la publicación

Artículos recomendados

0 0 votos
Puntuación artículo
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios