Cómputo de antigüedad laboral

Cómputo de antigüedad laboral

Cómputo de antigüedad laboral: ¿Cómo se calcula? ¿Cómo se computa la antigüedad laboral en empresas de trabajo temporal? ¿Los cambios empresariales interrumpen el cómputo de antigüedad laboral? ¿Afectan las bajas laborales al cómputo de antigüedad? ¿Cómo se pierde la antigüedad en una empresa? A estas cuestiones da respuesta Diego Lorenzo Riveiro, abogado experto en Derecho Laboral y de la Seguridad Social.

¿Cómo se calcula la antigüedad laboral?

La antigüedad es un complemento que premia la permanencia del trabajador en la empresa. Por ello, la fecha de inicio del cómputo corresponde al inicio de la relación laboral. La forma de calcular la cuantía de este complemento no está regulada en la ley ni otra norma general sino que se remite a lo que acuerden trabajadores y empresas a través de los convenios colectivos y los contratos de trabajo individuales. En la práctica, los convenios colectivos utilizan diversos sistemas de cálculo, pero lo más usual es fijar tramos de duración determinada como trienios, quinquenios o sexenios y sobre ellos aplicar una cuantía fija, o bien un porcentaje del salario base por cada tramo.

Cálculo de la antigüedad laboral tras encadenamiento de contratos temporales

El cálculo de la antigüedad es sencillo cuando un contrato es ininterrumpido, la dificultad surge cuando hay un encadenamiento de contratos temporales. En este caso, el Tribunal Supremo ha ido fijando el criterio de la unidad esencial del vínculo que permite calcular la antigüedad desde el inicio del primer contrato. Para ello, como regla general, se entiende que una interrupción de hasta treinta días entre el fin de un contrato y el inicio del siguiente no supone romper la continuidad de la relación laboral. Pero ni siquiera los treinta días suponen una barrera infranqueable porque el propio Tribunal Supremo permite interrupciones mayores, llegando a 45 o 69 días, en casos en los que la sucesión de contratos es muy reiterada o cuando el tiempo anterior o posterior a la interrupción es suficientemente largo (varios años).

También es importante recordar que la modalidad de contrato con la que se empieza a trabajar no afecta al cálculo de la antigüedad. Por ejemplo, si se empieza trabajando con contrato en prácticas o de formación que pasa a ser indefinido, la antigüedad se establece desde que se empezó a trabajar en todo caso. Incluso entran en el cálculo de la antigüedad situaciones como el período de duración de cursillos de capacitación exigidos por la empresa, el período de prueba, o determinadas excedencias como la solicitada para el cuidado de hijos menores y familiares o la excedencia forzosa.

CONTACTO

Contacta con el abogado

¿Cómo se computa la antigüedad laboral en empresas de trabajo temporal?

Como indicamos anteriormente, el complemento de antigüedad tiene su fundamento en la permanencia del trabajador en la empresa, por lo tanto, es personal, diferente para cada persona. Aunque en la ley se establece la igualdad retributiva entre estos trabajadores contratados por empresa de trabajo temporal y los de la empresa usuaria, en el convenio colectivo aplicable a las empresas de trabajo temporal (ETT) se establece que éstas no están obligadas a pagar complementos como la antigüedad. Esta interpretación está avalada por sentencias del Tribunal Supremo.

Sin embargo, sí se tiene en cuenta la antigüedad en períodos trabajados a través de ETT cuando se la utiliza de forma abusiva, es decir, cuando los contratos con la ETT se intercalan con contratos temporales firmados directamente con la empresa usuaria. A los efectos de complemento de antigüedad, se computará entre el primer contrato temporal y el último, con independencia de que hubiese contratos ETT entre ellos.

Además, a la hora de calcular la indemnización por despido, el cálculo de la antigüedad debe realizarse computando el tiempo trabajado con contrato directo con la empresa y también de los contratos de puesta a disposición a través de ETT.

¿Los cambios empresariales interrumpen el cómputo de antigüedad laboral?

En el supuesto de cambios empresariales los derechos de los trabajadores están garantizados legalmente, entre ellos la antigüedad. Por tanto, el hecho de que la empresa cambie de manos no puede afectar al salario que el trabajador venía percibiendo por el desarrollo de sus funciones y el cómputo de la antigüedad no se interrumpe, sino que se sigue calculando de la misma forma en que se venía realizando hasta entonces, tanto para el pago del complemento salarial como para calcular la indemnización por despido.  

¿Afectan las bajas laborales al cómputo de antigüedad laboral?

Durante la baja laboral de un trabajador el contrato estará suspendido pero no se extingue, el vínculo entre trabajador y empresa sigue vigente. Por este motivo, ya desde hace décadas, la duración de la baja laboral se computa como parte del periodo trabajado. Así, aún estando de baja, se acumula antigüedad que se reflejará en la nómina mes a mes y también al calcular la indemnización por despido.

Incluso si la baja es permanente se aplica este criterio en algunos supuestos, por ejemplo, en caso de incapacidad permanente total con previsión de mejoría en plazo de dos años. Como la relación laboral está simplemente suspendida, no extinguida, no se interrumpe el período de cálculo de la antigüedad y ésta se sigue computando a todos los efectos.

¿Cómo se pierde la antigüedad en una empresa?

El derecho a la antigüedad se pierde, de forma lógica, cuando se produce una causa de extinción de la relación laboral prevista en la ley. Pero conviene realizar algunas precisiones al respecto:

  • En primer lugar, la extinción debe ser definitiva o irreversible, por ejemplo cuando no sea posible impugnar el despido (ej: en caso de dimisión del trabajador o extinción de mutuo acuerdo) o cuando la sentencia que declara el despido procedente sea firme, en caso contrario el trabajador conservará la antigüedad si la sentencia le da la razón declarando el despido improcedente o nulo.
  • Y en segundo lugar, en el supuesto que indicamos al principio del artículo, cuando se encadenan contratos temporales con corto espacio de tiempo entre ellos, los tribunales pueden entender que hay una unidad en el vínculo laboral y ello permite conservar la antigüedad desde el inicio del primer contrato, porque se entiende que ha existido una única relación laboral ininterrumpida.

¿Quieres ponerte en contacto con Diego Lorenzo Riveiro, experto en Derecho Laboral y de la Seguridad Social? Solicitar llamada.

Puedes visitar su perfil de Emérita Legal haciendo click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *