Laboral

26 ARTÍCULOS

El derecho laboral es una especialidad que busca proteger a los trabajadores y regular la contratación por parte de las empresas. Las reclamaciones de salarios, los despidos, las indemnizaciones… son de las materias más discutidas en esta rama de derecho.

Autónomos y derecho laboral.

El derecho laboral también contempla la regulación de los autónomos, conocidos como “trabajadores por cuenta propia”. Existe en España una enorme carga impositiva para los autónomos que no tienen una fuente de recursos ni alta ni estable, ya que se trata de una tarifa fija, haya o no ingresos. Una de las principales demandas de los trabajadores autónomos de España es que estos pagos sean proporcionales a sus ingresos. Esto aliviaría en muchos casos las situaciones de dificultad económica por las que pasa de forma cíclica cualquier negocio.

La protección del trabajador

El grueso del derecho laboral consiste en la protección de los trabajadores en el desempeño de sus funciones para una empresa. Esto es debido a que, al existir una relación de dependencia, el trabajador tiene una capacidad de negociación escasa. Por eso debe someterse a las instrucciones de su empresa si quiere mantener su empleo y su salario.

Además también se regula de qué forma las empresas pueden prescindir de sus trabajadores, ya que no están obligadas a mantener los contratos de por vida. Eso sí, la dedicación de una vida entera laboral de una persona puede suponer una indemnización elevada según la situación económica de cada empresa.

Los juzgados especializados

Es una rama tan específica del derecho que hasta existen unos tribunales propios, conocidos como “Juzgados de lo social”. Para intervenir en un procedimiento laboral no es necesario contar con un abogado ni con un procurador. Esta medida se dirige principalmente a incentivar a los trabajadores a defender sus derechos, pero muchas veces, por desconocimiento en derecho, lo que hacen es desprotegerlos: los plazos para presentar escritos y la documentación que demuestra los hechos es necesario que sea gestionado correctamente. Por eso, aunque no es obligatorio, sí es recomendable contar con un buen abogado laboralista en un procedimiento de este tipo.