Alcoholemia

Tras la reforma del Código Penal, los delitos de tráfico pueden castigarse con prisión. El más habitual de este tipo de delitos, en un 60% de casos, es el de conducir bajo los efectos del alcohol. En estos casos, lo más frecuente es que tenga lugar un juicio rápido por alcoholemia: te explicamos en qué consiste.

Supuestos que debemos evitar

Según el tipo de infracción cometida, tenemos infracciones administrativas o infracciones penales. Infracciones administrativas se considerarían:

  • Conducir con una tasa  de alcohol de entre 0,25 y 0,50 mg/l en aire espirado, o de entre 0,15 y 0,30 en el caso de conductores profesionales o con menos de 2 años de antigüedad: supone una sanción de multa de 500€ y la retirada de 4 puntos del carné.
  • Conducir con una tasa de alcohol mayor de 0,50 mg/l en aire espirado, o de 0,30 en el caso de conductores profesionales o con menos de 2 años de antigüedad: supone una multa de 1.000€ y la retirada de 6 puntos del carné

Según establece el Código Penal, se considerarán delito penal los siguientes supuestos:

  • Conducir superando la tasa de 0,6 mg/l de alcohol en aire o 1,2 en sangre.
  • Negarse a someterse a los controles de alcoholemia.
  • En caso de ocasionar lesiones a un peatón o provocar un accidente de tráfico, el alcanzar o superar los 0,25 mg/l de alcohol en aire o 0,6 en sangre (en este caso, tiene que valorar un juez si el alcohol fue determinante o no en el incidente causado).

Estas últimas serían infracciones más graves y por tanto conllevan una pena mayor, como veremos a continuación.

Penas establecidas por los delitos de alcoholemia

Si se determina que la infracción es de tipo penal, se establecería alguna de las siguientes penas:

  • una pena de prisión de tres a seis meses
  • una multa de seis a doce meses
  • trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días

En cualquiera de los casos, al afectado siempre se le privaría además del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

La situación se agravaría si, además del consumo de drogas o alcohol, se circulase con exceso de velocidad. Hablamos entonces de un delito de temeridad manifiesta: esto conlleva una pena de prisión de seis meses a dos años o multa de 12 a 24 meses. Como en los supuestos anteriores, se sumaría la retirada del carné por tiempo superior a uno y hasta seis años.

La DGT nos muestra la siguiente tabla con las penas aplicadas por conducir con exceso de alcohol o bajo los efectos de drogas:

Penas DGT

El juicio rápido por alcoholemia

Si nos encontramos ante alguna de estas situaciones consideradas delito penal (y siempre y cuando no se haya provocado un accidente de tráfico), tendrá lugar un juicio rápido por alcoholemia

Te damos tres consejos para afrontar el juicio rápido por alcoholemia:

1. Necesitas abogado penalista

Te explicamos qué es un abogado penalista

Si no tienes a un abogado designado o contratado por ti previamente, al llegar al juzgado se te designará a un letrado de oficio. Hay que diferenciar abogado de oficio de la justicia gratuita. Este derecho de justicia gratuita sólo se concede a personas con rentas muy bajas así que, si tu situación económica es buena y se te deniega la justicia gratuita, tendrás que pagar al abogado de oficio por sus servicios. Si ya sabes esto previamente, tienes derecho a llevar a tu abogado previamente contratado, con lo que te recomendamos elegir qué profesional te asiste en el juicio rápido.

2. La conformidad en el juicio rápido por alcoholemia

Si el abogado te dice que hagas otra cosa, hazle caso a tu abogado, pero lo más normal es que te indique que debes conformar, es decir, reconocer que has cometido el delito. Esto tiene la ventaja de una reducción de la pena en un tercio. Por ejemplo, si la retirada de carnet era de un año, se te queda en 8 meses. Para la multa se tiene en cuenta tu renta, así que recuerda indicarle a tu abogado qué ingresos tienes para que éste pueda negociar con el fiscal de manera más eficaz. Si no tienes ningún tipo de ingresos o muy pocos, puedes hacer trabajos en beneficio de la comunidad.

3. Retirada de carnet en juicio rápido por alcoholemia

Si vas al juzgado en coche, prevé un modo alternativo para regresar a tu casa, porque seguramente tengas que entregar tu carnet de conducir en ese momento y conducir sin carnet es también delito.

Busca a los mejores abogados especialistas en alcoholemias (delitos contra la seguridad del tráfico) con datos reales.

Después del juicio rápido y con la retirada del carnet, será necesario como mínimo realizar un curso de sensibilización vial. Aunque la realización de este curso se trata más bien de una exigencia administrativa, es indispensable para poder recuperar el permiso de conducir: la retirada del carnet, como mínimo de 8 meses, siempre se impone en este tipo de casos.

El juicio rápido es un proceso penal que acarrea la creación de antecedentes penales para el acusado, por lo que en caso de tener que enfrentarte a uno, desde Emérita Legal te recomendamos que busques ayuda en un abogado especializado. En nuestra plataforma podrás encontrar a profesionales que te asesoren y revisen el atestado policial, así como las pruebas de alcoholemia realizadas. No obstante, nuestra principal recomendación siempre será la de no conducir nunca bajo los efectos del alcohol.

 

 

Autor/a de la publicación

Artículos recomendados

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Avatar
    Manuel Fernández

    Control de alcoholemia con daños a fis vehiculos

Deja una respuesta