Gran parte de la abogacía vuelve al trabajo después de un respiro estival. Y como toda vuelta al cole, tenemos nuevas cosas que hacer en este curso- jurídicamente hablando, año judicial-. Como legaltech, nosotros tomamos hasta el café con tecnología, por eso conocemos los beneficios que tiene trabajar con ella y queremos animaros a empezar en septiembre con la digitalización. De no hacerlo, se pierde una ventaja competitiva frente a quienes sí están digitalizados, más eficientes y con mejor organización que un despacho analógico. Ello, sin desmerecer el esmero que pueda poner cada uno en la gestión de su despacho, pero es innegable que se está perdiendo un apoyo eficaz.

Pero esto es como empezar a ir al gimnasio: no podemos pretender ponernos en forma el primer día. Y así como un entrenador personal orienta con los primeros ejercicios, nosotros os ofrecemos los primeros pasos para digitarizaros sin tropezaros.

Ahora bien, no todos empiezan desde el mismo punto. ¿Qué tipo de despacho tienes?

a) Despacho 100% analógico:

No es que sigas dictándole al taquígrafo las demandas; ya tienes un ordenador y envías mails, pero no, en la era legaltech, eso no es digitalización. Tienes un despacho analógico. Lo mejor en este caso es comenzar con algo sencillo y además, gratuito:

  • Google Calendar: Te evitará el sofocón de dejarte olvidada tu agenda de 2019 en el mostrador del juzgado.
  • Google Drive: ¿te imaginas olvidarte un documento en la fotocopiadora del despacho? Puede pasar y, sin embargo, con Google Drive no pasa nada: podrás acceder a él desde tu smartphone, e incluso editarlo. Además, varias personas pueden trabajar sobre el mismo archivo desde la nube, editando sin miedo a que las modificaciones no sean adecuadas. Las versiones anteriores quedarán debidamente guardadas ante cualquier cambio de idea.
  • CamScanner: No guardes ninguna factura de tus gastos de despacho sin hacerle una foto con tu móvil. Con estas nuevas app, al hacer la fotografía se escanea el documento y lo tendrás disponible en tu ordenador.

b) Despacho cloud-friendly:

Ya trabajas en la nube y compartes documentos con agilidad, pero para ti también hay legaltechs que te pueden ayudar a ser un poco más eficiente en el trabajo.

Signaturit: Olvídate de cruzarte toda la ciudad para firmar documentos. Con esta nueva herramienta puedes firmar y certificar tus documentos incluso desde el móvil con total seguridad.

Zoom: Realiza reuniones en línea, eventos de marketing o salas de conferencia con un vídeo y audio de alta calidad.

We transfer: Por fin a los problemas de envío por mail de archivos demasiado pesados. Utilizando esta aplicación tendrás una limitación de 2 gb en la versión gratuita hasta 20 en la versión de pago.

c) i-Despacho:

Estás invirtiendo recursos económicos con frecuencia en legaltechs, así que lo que podemos hacer es contarte las últimas novedades y ofrecerte dónde encontrar las novedades del mundo digital:

Dialogflow: Consiste en un asistente virtual al que puedes enseñar a tener conversaciones con los visitantes de tu página para ayudarles a dirigirse a contenidos o ampliar información.

Asana: Con esta herramienta te puedes olvidar de los líos de coordinación y gestión de trabajo, tareas y proyectos. De esta forma aumenta la productividad de tu despacho y mejora el trabajo en equipo.

Emérita Legal: Sé el primero en utilizar las funcionalidades que estamos preparando para que el día a día en tu despacho sea más sencilla. Desde la predicción de resultados judiciales hasta servicios de márketing online.

Lo más importante es no abrumarse con la digitalización. No sólo tenemos que incluir nuevos complementos en nuestra vida profesional, tenemos que darnos tiempo para adaptarnos a ellos. Hemos de aprender a sacarle el máximo rendimiento para que sea una inversión que merezca la pena. Una vez que domines una fase, podrás lanzarte a la siguiente. Y nosotros te daremos algún consejo siempre. Si tienes alguna duda, ¡No dudes en contactar con nosotros!

Autor/a de la publicación

Artículos recomendados

Deja una respuesta