¿Se puede echar a un inquilino por necesitar el piso?

¿Se puede echar a un inquilino por necesitar el piso?

¿Se puede echar a un inquilino por necesitar el piso? ¿Qué hacer si un inquilino se niega a irse aunque el propietario necesite el piso? ¿Cómo echar a un inquilino con contrato vencido? ¿Se puede echar a un inquilino aunque no haya terminado el contrato? ¿Cómo demostrar que se necesita el piso para vivir y echar al inquilino? ¿Qué pasa si al final no se necesita el piso y el inquilino reclama? ¿Se puede echar a un inquilino con hijos? El abogada experto en Derecho de la Contratación, Ricard Bartroli Claramunt, nos responde a estas preguntas sobre este tema.

Echar al inquilino a la fuerza ¿Qué hacer si se niega a irse?

Una vez finalizado el contrato de arrendamiento, bien por expiración del plazo de duración pactado,  bien por la constatación de un incumplimiento contractual grave, el arrendador debe convenir con el inquilino cómo proceder para formalizar la devolución de la posesión del inmueble arrendado de mutuo acuerdo. 

Para el caso que el inquilino no quiera devolver voluntariamente la posesión del piso, la única opción válida que tiene el arrendador para recuperar su propiedad es la de interponer una demanda civil de desahucio interesando la tutela de los Tribunales para que sean éstos los que señalen día y hora para practicar el lanzamiento forzoso del arrendatario. 

Por norma general, el procedimiento judicial de desahucio tiene una duración aproximada de entre 7 y 12 meses. En ocasiones existe la posibilidad de alcanzar un acuerdo con el arrendatario y recuperar en un plazo más corto de tiempo la posesión de la finca, a cambio de condonar al mismo parte de las rentas adeudadas.

¿Cómo echar a un inquilino con contrato vencido?

La forma de echar forzosamente a un inquilino con contrato vencido es mediante la interposición de una demanda de desahucio por expiración del plazo contractual, que deberá ir firmada siempre por abogado y procurador y presentarse ante los Juzgados del lugar de la finca arrendada. 

Es muy habitual que el contrato de arrendamiento prevea un régimen de prórroga del contrato para aquellos casos que se alcance la duración pactada y que ninguna de las partes notifique  a la otra su voluntad de no renovar el mismo. Por ello, es muy importante que el arrendador que no quiera prorrogar el contrato de arrendamiento suscrito con su inquilino se anote notificar al mismo de su no voluntad de renovar con la antelación que exige la ley. Actualmente, el plazo de preaviso exigido por la LAU es de 4 meses. De lo contrario, el contrato vencido se prorrogará y volverá a estar vigente. 

CONTACTO

Contacta con el abogado

¿Puedo echar a un inquilino aunque no haya terminado el contrato?

Existen dos supuestos en el que se puede echar a un inquilino aunque no haya expirado la duración contractual pactada. 

  1. Incumplimiento contractual del inquilino. Para que el incumplimiento del inquilino dé lugar a la finalización del contrato, él mismo debe ser grave y esencial.  El incumplimiento resolutorio más común es el impago de las rentas de alquiler. No obstante,  existen otros incumplimientos de obligaciones contractuales que también pueden determinar la finalización del contrato, entre los que se hallan (artículo 27 de la Ley de Arrendamientos Urbanos): el subarriendo no consentido, la realización de obras no consentidas, la realización de actividades molestas, peligrosas o ilícitas o  dejar de utilizar el piso arrendado como vivienda.  
  2. Necesidad permanente de vivienda del propietario para sí o para su cónyuge o familiar directo de primer grado, siempre que dicha posibilidad se haya pactado expresamente en el contrato de alquiler. 

¿Cómo demostrar que necesito el piso para vivir y echar al inquilino?

Debe comunicarse por escrito al arrendatario, con dos meses de antelación,  la necesidad y la causa que motiva la necesidad de uso del inmueble arrendado por parte del propietario, cónyuge o familiar de primer grado. La ley no exige acreditar documentalmente al inquilino la necesidad de vivir en el piso, si bien regula un régimen de sanción al propietario para el caso que finalmente no necesite el piso para sí o sus familiares directos. 

¿Qué pasa si al final no necesito el piso y el inquilino me reclama?

En tal caso tendrás dos opciones:

  1. Permitir al inquilino que vuelva el piso con las mismas condiciones de arrendamiento que tenía por un nuevo período de 5 años y reembolsar los gastos de traslado que haya sufragado. 
  2. Indemnizar al inquilino por una mensualidad por cada año que quedara por cumplir hasta completar la duración pactada.

¿Se puede echar a un inquilino con hijos?

La respuesta es sí. Siempre que concurra una causa legal de extinción del contrato de arrendamiento, se puede echar a un inquilino, con independencia que el mismo tenga o no tenga hijos. 

Otra cuestión distinta es que, para el  caso que el inquilino no se haya ido voluntariamente y se haya tenido que acudir a la vía judicial, que en el momento de la práctica del lanzamiento forzoso, la Autoridad Judicial pueda suspender puntualmente el lanzamiento en aquellos casos que los Servicios Sociales de la ciudad donde radique la finca no tengan una alternativa de vivienda para los menores afectados.

¿Quieres ponerte en contacto con Ricard Bartroli Claramunt, abogado experto en Derecho de la Contratación? Solicitar llamada.

Puedes visitar el perfil del abogado en Emérita Legal haciendo click aquí.

Autor/a de la publicación
Ricard Bartroli Claramunt

Ricard Bartroli Claramunt

Abogado especializado en Derecho de la Contratación. El análisis de su trayectoria judicial le ha situado en el Ranking de los mejores abogados de derecho de la contratación elaborado por Emérita Legal de forma objetiva; en base a la experiencia acumulada y los resultados obtenidos en los casos analizados.

Artículos recomendados

0 0 votos
Puntuación artículo
Suscríbete
Notifícame de
guest

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios