¿Cómo reclamar por la tarjeta revolving?

reclamar tarjetas revolving

¿Sabes cómo reclamar por una tarjeta revolving?, ¿no tienes claro qué es una tarjeta revolving y cuál es su diferencia con una tradicional?, en el artículo de hoy averigua cómo conseguir su nulidad explicado por Fernando Renedo Arenal, especializado en Derecho de la contratación.

Introducción

Actualmente, más de 2 millones de españoles tiene contratada una tarjeta revolving.

De acuerdo con el Banco de España, hasta 14.000 millones de euros se mueven en este país a través de este tipo de producto financiero, al que suele acompañar la polémica.

La razón hay que encontrarla en las numerosas reclamaciones que, diariamente, llegan a despachos profesionales como Reclama Por Mí de afectados por los abusivos intereses y la falta de transparencia que caracterizan a la mayoría de estas tarjetas.

Una situación que ha llevado incluso a que el Tribunal Supremo se manifestara el pasado mes de marzo al respecto y calificase de usurarios los intereses aplicados en una tarjeta revolving.

Concretamente, la sentencia del Tribunal Supremo se refería a una tarjeta revolving de Wizink, en el que el tipo de interés concedido inicialmente era del 26,82% TAE y que ascendió más tarde al 27,24% de interés.

Un fallo del Pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo que establece que:

El coste impuesto al consumidor es excesivo, en virtud de la Ley de Represión de la Usura de 1908. Y que abría la puerta a que muchos afectados pudieran por fin reclamar por las tarjetas revolving y acabar, de este modo, con la espiral de endeudamiento en el este producto les ha sumido.

Pero veamos qué es exactamente una tarjeta revolving y cómo saber si tenemos contratada una de ellas.

Para saber si la tarjeta que tenemos contratada es una revolving, basta con que analicemos si responde a las características que antes explicábamos: pago aplazado en cuotas mensuales y un crédito que se renueva mensualmente.

Fernando Renedo Arenal, abogado experto en Derecho de la contratación.

Contacta con el abogado

¿Qué es una tarjeta revolving?

En líneas generales, las tarjetas revolving son una tarjeta de crédito que permite pagar las compras a plazos al consumidor con un límite establecido generalmente por debajo de 10.000€ que se renueva mensualmente.

Esta además tiene la particularidad de que, a la hora de devolver el dinero del que se ha dispuesto, el usuario puede fraccionar los pagos y realizarlos mediante cuotas periódicas.

Estas cuotas pueden establecerse como un porcentaje de la deuda existente o como una cuota fija.

Además, puede amortizar anticipadamente cuando lo desee, dentro de un plazo mínimo, o aplazarlo aportando siempre una cantidad mínima establecida. Técnicamente hablando, se trata de un producto financiero híbrido entre el crédito tradicional y el préstamo personal.

¿Cuál es la diferencia con una tarjeta tradicional?

La gran diferencia con una tarjeta de crédito tradicional es que la deuda derivada del crédito se “renueva” mensualmente:

Disminuye con el pago de las cuotas, que genera así un nuevo disponible. Pero aumenta mediante el uso de la tarjeta (pagos, reintegros en cajero), así como con los intereses, las comisiones y otros gastos generados, que se financian conjuntamente.

¿Cuál es uno de los mayores peligros de las tarjetas revolving?

Y ahí es donde las tarjetas revolving esconden uno de sus mayores peligros: muchas veces, en la cuota mensual que se abona, debido a los altos intereses que se aplican, apenas se amortiza el crédito.

Además, como se genera un nuevo crédito disponible, lo más habitual es seguir disponiendo de ese crédito y así aumentando la cuantía a devolver.

Una situación que provoca una especie de efecto bola de nieve en la que la deuda no se termina nunca de pagar y que genera una espiral de endeudamiento de la que parece imposible salir.

¿Cómo sé si tengo una tarjeta revolving?

La mayoría de las personas suelen asociar las tarjetas revolving a las entidades financieras. Craso error ya que, en nuestro país, existen multitud de tarjetas revolving que no son comercializadas necesariamente por una entidad bancaria.

Así, junto a las de entidades financieras conocidas como Santander, BBVA, Wizink, EVO, Cofidis, Caixabank o Bankinter, existen tarjetas revolving comercializadas por otro tipo de empresas con un nombre comercial más adaptado al tipo de compra realizada. Así, se pueden destacar las de Alcampo, Cepsa, Carrefour, Fnac, Iberia, Eroski, Inditex, Ikea, Leroy Merlín, Renfe o Vodafone, entre muchas otras.

Todas, y esto es lo esencial, esconden los mismos peligros: intereses abusivos y falta de transparencia.

Para saber si la tarjeta que tenemos contratada es una revolving, basta con que analicemos si responde a las características que antes explicábamos: pago aplazado en cuotas mensuales y un crédito que se renueva mensualmente.

¿Qué importe del crédito puedo recuperar?

Al reclamar una tarjeta revolving y demandar a la entidad comercializadora de la misma, la Justicia decidirá sobre la nulidad del contrato.

Si el juez declara nulo por usurario el contrato de préstamo de la tarjeta revolving, el prestatario únicamente se verá obligado a devolver a la entidad la cantidad principal prestada, pero si la cantidad que ya ha devuelto es mayor del préstamo inicial, a consecuencia de los intereses aplicados, tiene derecho a que dicha entidad se los devuelva, quedando el cliente liberado del préstamo y la entidad incluso devolviendo el dinero pagado de más.

En los casos que ha gestionado Reclama Por Mí, ya hay algunos clientes que han recuperado más de 30.000 euros.

Algunas entidades como Wizink, Caixabank o Bankinter intentan negociar la deuda de la tarjeta revolving directamente con el afectado. Estos acuerdos pueden ser perjudiciales, ya que si se acepta el acuerdo, el afectado renuncia a reclamar judicialmente en un futuro. Presentar una reclamación judicial contra la entidad y ganar el caso, supone acabar con la pesadilla de las tarjetas revolving.

Tarjetas revolving: cómo reclamar y conseguir la nulidad 

Reclamar una tarjeta revolving con Reclama Por Mí es un proceso muy sencillo y que es posible iniciar, de forma online, en apenas unos minutos.

Una vez iniciada la reclamación a través de la web, uno de los abogados especializados en reclamaciones contra entidades financieras se pondrá en contacto con el afectado y se iniciará el proceso de reclamación.

En primer lugar, desde Reclama Por Mí se realizará una reclamación extrajudicial y si no prospera porque la entidad no responde, la rechaza, u ofrece un acuerdo perjudicial para el cliente se iniciará la vía judicial para dilucidar en los tribunales la nulidad del contrato.

Un proceso en el que los abogados de la plataforma le mantendrán informado en todo momento de los pasos dados y las acciones realizadas.

Ya son más de 7.000 las personas que han reclamado una tarjeta revolving a través de Reclama Por Mí.

¿Deseas contactar con Fernando Renedo Arenal, experto en Derecho de la contratación? Solicitar llamada.

Encuentra más artículos sobre consumidores en nuestro blog aquí

Lee noticias relacionadas con tarjetas revolving aquí

Autor/a de la publicación

Artículos recomendados

0 0 votos
Puntuación artículo
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios