Contratar abogado adecuado

Cuando buscamos al mejor abogado para nuestro caso descubrimos que existen miles de opciones y no contamos con información que nos permita saber, o contrastar, cual es el más adecuado.

La falta de referencias claras y transparentes para la contratación de abogados hacen que particulares, y responsables de estos temas dentro de las empresas, nos sintamos inseguros a la hora de contratarlos.

La elección del abogado es clave para resolver nuestro problema. Ello hace muy importante saber cuáles son los criterios más importantes para tomar nuestra decisión y tener claro que nuestro objetivo debe ser la seguridad de haber puesto nuestro caso en las mejores manos.

Tanto si es la primera vez que te enfrentas a un problema legal como si buscas una segunda opinión, estos son los factores a tener en cuenta:

ESPECIALISTA CON EXPERIENCIA

Hoy en día las normas legales han crecido tanto que son inabarcables para un único abogado. El reto no es solo encontrar un buen abogado, sino que además tiene que estar especializado en nuestro problema.

La característica principal que debe tener el abogado que elijas es la de ser un verdadero especialista. Alguien con mucho conocimiento, y experiencia real, en el área de tu caso. La experiencia en casos similares le ayudará a proporcionarte un servicio más rápido, más eficaz y, aunque se tiende a pensar lo contrario, en muchas ocasiones también más económico que un abogado de perfil más generalista.

Por ejemplo, si te dispones a tirarte en paracaídas, que preferirías, ¿ir con una persona que lo haga todos los días o con alguien que se tirara un par de veces?

Si quieres saber más sobre este criterio puedes leerte nuestro post ¿puede un abogado llevar cualquier tipo de caso?

TENER ÉXITO EN CASOS SIMILARES

Que sea un especialista y tenga una gran experiencia en casos similares son factores muy importantes en la elección, pero que esa experiencia se resuma en una gran tasa de éxito es algo a tener muy presente. ¿Y que es la tasa de éxito? ¿Implica que un abogado gane todos sus casos?

La tasa de éxito es un porcentaje que pone de manifiesto cuantas veces el abogado obtiene un resultado positivo, es decir, en qué medida es capaz de conseguir lo que nosotros como clientes queremos. Pero la tasa de éxito en si misma no es un indicador suficiente, sino que debemos ponerla siempre en relación con la dificultad media de conseguir ese resultado, es decir en que medida otros abogados son capaces de obtener la victoria en casos similares.

Un ejemplo, imagina que tienes que escoger entre dos abogados: el primero con una tasa de éxito del 20% y el segundo con una del 60% ¿A quién escogerías? Probablemente al segundo.

Ahora, si añadimos la dificultad: el primero ganaría el 20% cuando de media otros abogados para ese tipo de caso ganan solo un 12% de las veces, mientras que el segundo gana el 60% cuando otros abogados ganan de media un 90% ¿Escogeríamos al mismo? Probablemente no.

Como vemos la tasa de éxito en combinación con la dificultad media nos da una referencia de lo complejo que es nuestro caso y también una referencia de lo exitoso que es un abogado en comparación con otros de esa misma área, así como del tipo de casos que lleva, más o menos difíciles.

Es necesario tener claras dos ideas:

  • Cuanto mayor es la dificultad media de un tipo de caso menor suele ser la tasa de éxito de los abogados que los llevan.
  • No existen abogados con una tasa de éxito del 100% salvo que hayan llevado muy pocos casos.

Para averiguar la tasa de éxito podéis preguntarle directamente al abogado sobre el número de casos que ha llevado y sus resultados o acudir a servicios que proporcionan este tipo de referencias a través del análisis masivo de casos, como es nuestro caso.

Tasa de éxito alta

PROXIMIDAD GEOGRÁFICA

La importancia de este factor es relativa, ya que también entra en juego la gravedad, la complejidad del caso, así como si es, o no, un problema común.

Para un problema común y no muy grave, nuestra recomendación es buscar un abogado próximo a tu domicilio, bien en tu localidad o provincia. De esta forma podrás visitar al abogado de forma más continuada y seguir más de cerca las novedades que van surgiendo en el caso.

Para problemas más complejos, muy graves o poco comunes la elección de un abogado por proximidad suele ser un grave error. Estos problemas suelen ser materias de difícil estudio para los abogados no especializados por lo que si no escoges un especialista al final repercutirá en un coste muy superior para tu bolsillo al mismo tiempo que se reducen tus posibilidades reales de éxito. Para encontrar a estos especialistas menos frecuentes en ocasiones tendrás que estar dispuesto a desplazarte. No te preocupes, están acostumbrados a trabajar con clientes de fuera de su localidad y tanto el servicio como la atención debería estar perfectamente coordinados para mantenerte al día y atenderte cuando lo necesites.

No podemos olvidar tampoco que cada vez nos sentimos más cómodos recibiendo servicios por Internet y los despachos lo saben, por eso están incorporando nuevas tecnologías a sus procesos de atención que reducen la importancia del factor geográfico; por lo qué si eres un cliente digital, podrás en muchos casos hablar con tu abogado, seguir la evolución de tu caso, firmar y pagar sin salir de casa.

PRECIOS TRANSPARENTES

Sus honorarios deben ser claros y debes ser capaz de entender cuanto, cuándo y por qué te está cobrando. Pero lo más importante es encontrar la relación calidad-precio. De poco te vale contratar al mejor si está fuera de tu presupuesto, contratar al más barato si no te ofrece suficientes garantías o al más caro con la percepción de que por ello va a ser mejor.

Una cosa importante a saber, de la que hablaremos con más profundidad en futuros post, es que cada despacho tiene una forma distinta de establecer sus tarifas: los hay que cobran por la primera consulta, los que tienen tarifas flexibles…

Nuestra recomendación es que siempre que vayas a contratar tienes que tener claro al 100% cuanto te va a costar. Para ello es esencial que pidas un presupuesto completo y cerrado y te sientes con calma a revisarlo. Si no entiendes alguna parte pregúntala directamente al abogado. Solo cuando lo tengas claro podrás tomar realmente la mejor decisión.

BUENAS REFERENCIAS

Por último, las referencias de terceros son fundamentales, y actualmente existen de varios tipos:

  • Opiniones de amigos y conocidos. La forma tradicional de encontrar abogado, y una de las mejores para evaluar la calidad de la atención que nos prestará sin conocerlo. Debemos tomar estas referencias con precaución dado que en muchas ocasiones solo ponen de manifiesto la experiencia concreta de una persona con un abogado en una especialidad. A todos nos ha pasado que nos recomienden algo que cuando lo probamos no nos encaja y en este caso las consecuencias para tu caso pueden ser fatales.
  • Las opiniones de desconocidos. Aquí estarían los distintos directorios de abogados (los llamados marketplaces). Son una buena opción para encontrar abogado cuando no tienes referencias de conocidos, o estas no encajan con lo que necesitas para tu caso. Lo más relevante en estos casos es evaluar cuales son los criterios por los que posicionan los abogados  en estas plataformas, si la plataforma garantiza la información que proporcionan los abogados en sus perfiles, especialmente en relación a sus especialidades (lo podrás ver en sus condiciones generales) y cómo funciona el sistema de valoraciones de usuarios (si puedes valorar a un abogado con el que no has trabajado solo con crearte una cuenta o ves que ningún abogado tiene alguna valoración negativa no son buenos indicadores de fiabilidad).
  • Las referencias basadas en datos. Una de las opciones más recientes en el mercado son los portales que califican a los abogados a través de la analítica legal, entre los que se encuentra nuestra empresa. Basan sus recomendaciones en el análisis los casos judiciales que han llevado los abogados en el trascurso de su trayectoria profesional y te proporcionan una visión global de la experiencia del abogado, así como información sobre su trayectoria, garantizando sus ámbitos de especialización. Como en el caso anterior también es muy importante evaluar los criterios por los que se posicionan los abogados (lo ideal sería exclusivamente con datos) y cómo funciona el sistema de opiniones de usuario (si lo tienen).

Como ves existen alternativas que te proporcionan la información que necesitas para tomar decisiones. Nuestra recomendación es que cuentes con la mayor información posible del abogado y después hables con él para tener en cuenta otros criterios más personales, pero no menos importantes, como son si te gusta como te atiende, su disponibilidad, si estas cómodo contándole tu problema…

Con esta información seguro que encuentras al abogado más adecuado para tu caso, que te ayudará y te acompañará hasta resolver tu problema.

Autor/a de la publicación

Artículos recomendados

Deja una respuesta