Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
crear pagina web, derecho, abogado, hosting

En la sección de transformación digital os queremos ayudar a pasar de despachos analógicos a despachos digitalizados. El primer paso es existir en internet. Ello se puede hacer de diversas maneras: tener perfil en Linked-in, Emérita Legal, Página de Facebook… que son fórmulas gratuitas y no precisan de un mantenimiento exhausitivo. Pero la fórmula más habitual es decidirse por crear una página web, eso sí, tiene sus requsitos y costes que deben valorarse antes de decantarse por la creación de una página web.

Para ello debemos hacer tres gestiones: Registrar un dominio, contratar un hosting y construir la web.

1. Registrar un dominio.

Registrar un dominio es crear nuestra dirección web. Por ejemplo, “www.super-abogado.com”. Teniendo en cuenta que tus posibles clientes son los que tienen que localizarte en internet, escribiendo ellos mismos tu nombre, te sugerimos tener en cuenta estas recomendaciones:

Recomendaciones para elegir dominio.

a) Elige un nombre fácil de recordar

b) Elige palabras fáciles de escribir

c) Elige palabras que identifiquen tu actividad.

2. Elige un Hosting.

Imagínate internet como un vecindario. Tú no tienes ni idea de cómo construir una casa, así que alquilas una que ya está construida. El hosting es como tu casero en internet, y los hay de diversos tipos en función del tamaño de “tu casa” así como de distintos precios. Hay dos empresas gallegas que nos encantan: Dinahosting y Raiola. Con ellos también podrás registrar tu dominio para que lo tengas todo con una misma empresa.

Tipos de Hosting.

a) Hosting compartido: Es el más sencillo y económico, pero no soporta mucho tráfico, así que si tu idea es que la web crezca, quizá se te quede pequeño. No obstante, es un buen punto de partida si no dispones de demasiados recursos y quieres ir paso a paso.

b) Hosting vps: Es el hosting estándar que recomendamos a los despachos pequeños y medianos. Tiene un precio razonable y puede soportar tráfico si, por ejemplo, de forma puntual llevas un asunto mediático o surge un problema a gran escala de una materia en la que estás especializado.

c) Cloud Hosting: Consiste en un hosting en la nube y al utilizar varios servidores diferentes (clúster) tu página web tiene menos riesgo de caerse y dejar de funcionar que en los dos casos anteriores.

d) Hosting dedicado: Es un megahosting diseñado sólo para tu megadespacho. Por su estructura y coste, se recomienda sólo a grandes despachos.

3. Construye tu web

Ya tienes un dominio registrado y un hosting que te da servicio, ahora sólo hay que crear la web. No es necesario ser programador, por ejemplo, WordPress te ofrece plantillas muy comprensibles y tiene tantos tutoriales que es imposible que no aprendas a utilizarlo. De todos modos, en el próximo tutorial te enseñaremos a usar WordPress.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos recomendados

Deja un comentario